TUMOR HIPOFISARIO

April 29, 2019

Es un crecimiento anormal en la hipófisis. Esta es una pequeña glándula en la base del cerebro. Regula el equilibrio de muchas hormonas del cuerpo.

Causas

 

La mayoría de los tumores hipofisarios no son cancerosos (benignos). Hasta el 20% de las personas tienen tumores hipofisarios. Muchos de estos tumores no causan síntomas y nunca se diagnostican durante la vida de la persona.

 

La hipófisis es parte del sistema endocrino. Ayuda a controlar la secreción de hormonas de otras glándulas endocrinas, como la tiroides, las glándulas sexuales (testículos u ovarios) y las glándulas suprarrenales. La hipófisis también secreta hormonas que afectan directamente los tejidos corporales, como los huesos y las glándulas mamarias. Entre estas hormonas se encuentran las siguientes:

 

  • Corticotropina (ACTH, por sus siglas en inglés)

  • Hormona del crecimiento (HC)

  • Prolactina

  • Hormona estimulante de la tiroides (TSH, por sus siglas en inglés)

  • Hormona luteinizante (HL) y hormona foliculoestimulante (FSH, por sus siglas en inglés)

 

A medida que el tumor hipofisario crece, se puede presentar daño en las células normales secretoras de hormonas de la hipófisis. Esto provoca que la hipófisis no produzca suficiente cantidad de sus hormonas. Esta afección se denomina hipopituitarismo.

 

Se desconocen las causas de los tumores hipofisarios. Algunos son parte de un trastorno hereditario llamado neoplasia endocrina múltiple I (NEM I).

 

La hipófisis puede resultar afectada por tumores cerebrales que se desarrollan en la misma parte del cerebro, ocasionando síntomas similares.

 

Síntomas

 

Algunos tumores hipofisarios producen demasiada cantidad de una o más hormonas. Como resultado de esto, se pueden presentar síntomas de una o más de las siguientes afecciones:

 

  • Hipertiroidismo (la glándula tiroides produce demasiada cantidad de sus hormonas; esto es una afección extremadamente poco frecuente de los tumores hipofisarios)

  • Síndrome de Cushing (el cuerpo tiene un nivel de la hormona cortisol más alto de lo normal)

  • Gigantismo (crecimiento anormal debido a un nivel de hormona de crecimiento más alto de lo normal durante la infancia) o acromegalia (nivel de la hormona de crecimiento más alto de lo normal en los adultos)

  • Secreción del pezón y periodos menstruales ausentes o irregulares en las mujeres

  • Disminución del funcionamiento sexual en los hombres

 

Los síntomas causados por presión a causa de un tumor hipofisario grande pueden incluir:

 

  • Cambios en la visión como visión doble, pérdida del campo visual (pérdida de la visión periférica), párpados caídos o cambios en la visión del color

  • Dolor de cabeza

  • Falta de energía

  • Flujo nasal de líquido transparente

  • Náuseas y vómitos

  • Problemas con el sentido del olfato

  • En contadas ocasiones, estos síntomas pueden ocurrir súbitamente y pueden ser graves (infarto de la hipófisis)

 

Pruebas y exámenes

 

El médico llevará a cabo un examen físico. El observará cualquier problema de visión doble y campo visual, tales como pérdida de la visión lateral (periférica) o de la capacidad de ver en ciertas áreas.

 

Este examen buscará los signos de la presencia de demasiado cortisol (síndrome de Cushing) o demasiada hormona del crecimiento (acromegalia).

 

Entre los exámenes de la función endocrina que se pueden ordenar están:

 

  • Niveles de cortisol: prueba de inhibición con dexametasona, examen de cortisol en orina

  • Niveles de FSH

  • Niveles del factor de crecimiento insulinoide tipo 1 (IGF-1)

  • Niveles de HL

  • Niveles de prolactina sérica

  • Niveles de testosterona/estradiol

  • Niveles de hormona tiroidea: examen de T4 libre, examen de la hormona estimulante de la tiroides

 

Los exámenes que ayudan a confirmar el diagnóstico son, entre otros, los siguientes:

 

  • Campo visual

  • Resonancia magnética de la cabeza

  • Tratamiento

  • A menudo, es necesaria la cirugía para extirpar el tumor, en especial si este está presionando los nervios que controlan la visión (los nervios ópticos).

 

 

 

La mayor parte del tiempo, los tumores hipofisarios se pueden extirpar quirúrgicamente a través de la nariz y los senos paranasales. Si el tumor no se puede extirpar de esta manera, se hace esto a través del cráneo.

 

Se puede utilizar radioterapia para reducir el tamaño del tumor en personas que no pueden someterse a una cirugía. También se puede usar si el tumor retorna después de la cirugía.

 

En algunos casos, se recetan medicamentos para reducir el tamaño de ciertos tipos de tumores.

 

 

Expectativas (pronóstico)

 

Si el tumor se puede extirpar quirúrgicamente, el pronóstico es de aceptable a bueno, dependiendo de si se elimina todo el tumor.

 

Posibles complicaciones

 

La complicación más grave es la ceguera. Esta puede ocurrir si se daña seriamente el nervio óptico.

 

El tumor o su extirpación pueden causar desequilibrios hormonales de por vida. Es posible que sea necesario reponer las hormonas afectadas y usted tal vez necesite tomar medicamentos por el resto de su vida.

 

Los tumores y la cirugía puede dañar algunas veces la hipófisis posterior (parte posterior de la glándula). Esto puede conducir a diabetes insípida, una afección con síntomas de orina frecuente y sed extrema. 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Powered by JMRDesing 2020

Síguenos 

Contactanos

Teléfonos:  207-40-92 

Direccion: Calle Israel González 113, Prados de Bugambilias, 83190 Hermosillo, Son.

E-mail: contacto@bexaray.com

Bexaray 2020. Todos los Derechos Reservados

  • UDAH
  • Icono social Instagram
  • LinkedIn Social Icon
  • YouTube Social  Icon