EMBOLIA PULMONAR

Una embolia pulmonar es un bloqueo súbito de una arteria pulmonar. La causa suele ser un coágulo en la pierna llamado trombosis venosa profunda que se desprende y viaja por el torrente sanguíneo hasta el pulmón. Este tipo de coágulo se denomina trombosis venosa profunda (TVP).

La embolia pulmonar es un cuadro serio que puede causar:

  • Un daño permanente en el pulmón afectado

  • Bajos niveles de oxígeno en la sangre

  • Lesiones en otros órganos del cuerpo por no recibir suficiente oxígeno

Si el coágulo es grande, o si existen muchos coágulos, la embolia pulmonar puede provocar la muerte.

La mitad de las personas que tiene embolia pulmonar no presenta síntomas.

Si tiene síntomas, los mismos pueden incluir falta de aire, dolor torácico o tos con sangre.

Los síntomas principales de una embolia pulmonar incluyen dolor en el pecho que puede ser cualquiera de los siguientes:

  • Bajo el esternón o en un costado

  • Agudo o punzante

  • Ardor, dolor o una sensación sorda de pesadez

  • A menudo empeora con la respiración profunda

  • Es posible que usted se agache o se sostenga el pecho en respuesta al dolor

Otros síntomas pueden incluir:

  • Mareo, aturdimiento o desmayo

  • Nivel bajo de oxígeno en sangre (hypoxemia)

  • Respiración rápida o sibilante

  • Frecuencia cardíaca rápida

  • Sentirse ansioso

  • Hinchazón, enrojecimiento o dolor en las piernas

  • Presión arterial baja

  • Tos repentina, posiblemente expectorando sangre o moco con sangre

  • Dificultad para respirar que comienza de manera repentina al dormir o por un esfuerzo excesivo

  • Fiebre baja

  • Piel morada (cianosis) menos frecuente

Usted es más propenso a desarrollar esta afección si usted o su familia tienen antecedentes de coágulos sanguíneos o ciertos trastornos de la coagulación. Un émbolo pulmonar puede ocurrir:

  • ​Después del parto.

  • Después de un ataque cardíaco, cirugía de corazón o accidente cerebrovascular.

  • Después de graves lesiones, quemaduras o fracturas de las caderas o el fémur.

  • Después de una cirugía, más comúnmente del hueso, la articulación o del cerebro.

  • Durante o después de un viaje largo en avión o auto.

  • Si tiene cáncer.