RADIOGRAFÍA DE TÓRAX

La radiografía de tórax, comúnmente llamada placa de tórax, es el examen de diagnóstico por rayos X más realizado. Una radiografía de tórax genera imágenes del corazón, los pulmones, las vías respiratorias, los vasos sanguíneos y los huesos de la columna y el tórax. Un rayos X (radiografía) es un examen médico no invasivo que ayuda a los médicos a diagnosticar y tratar las condiciones médicas.

Forma en que se realiza el examen

Usted se pone de pie frente al equipo de rayos X. Le solicitarán que contenga la respiración cuando se toma la radiografía.

Usualmente se toman dos imágenes. Usted tendrá que pararse primero de frente a la máquina y luego de lado.

Preparación para el examen

Infórmele a su proveedor de atención médica si está embarazada. Las radiografías del tórax generalmente no se hacen durante los primeros 6 meses del embarazo.

Lo que se siente durante el examen

No se presenta molestia. La placa de la película puede sentirse fría.

Razones por las que se realiza el examen

Su médico le puede ordenar una radiografía torácica si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Tos persistente

  • Dolor torácico por una lesión en el tórax (con posible fractura de costillas o complicación pulmonar) o a causa de problemas cardíacos

  • Tos con sangre

  • Dificultad para respirar

  • Fiebre

También se puede hacer si tiene signos de tuberculosis, cáncer pulmonar o cualquier otra enfermedad pulmonar o torácica.

Una radiografía seriada de tórax es la que se repite. Se puede hacer para vigilar cambios que se encontraron en una radiografía torácica anterior.

Significado de los resultados anormales

Los resultados anormales pueden deberse a muchos factores, que incluyen:

En los pulmones:

  • Colapso pulmonar

  • Derrame pleural

  • Tumor pulmonar (canceroso o no canceroso)