COMPLICACIONES DEL HÍGADO RELACIONADAS CON EL ALCOHOL

August 19, 2019

 

¿Qué pasa cuando alguien toma un trago?

 

El alcohol afecta a todos. Cuando una persona toma una bebida, el alcohol se absorbe directamente a través de la pared del estómago y el intestino hacia el torrente sanguíneo, donde se distribuye rápidamente por todo el cuerpo. El alcohol cambia la función de cada célula que ingresa. El hígado procesa todo lo que ingiere una persona, incluido el alcohol.

Solo una cierta cantidad de alcohol puede desintoxicarse durante un período de tiempo. Mientras tanto, el exceso de alcohol afecta el cerebro, el corazón, los músculos y otros tejidos del cuerpo.

 

¿Cómo afecta el alcohol al hígado?

 

Cuando el hígado tiene demasiado alcohol para manejar, la función hepática normal puede interrumpirse y provocar un desequilibrio químico. Si se requiere que el hígado desintoxique el alcohol continuamente, las células hepáticas pueden destruirse o alterarse, lo que produce depósitos de grasa ( hígado graso ) y, más gravemente, inflamación (hepatitis alcohólica) y / o cicatrización permanente ( cirrosis ).

El cáncer de hígado también puede ser el resultado de una enfermedad hepática inducida por el alcohol.

 

¿Cuánto alcohol es seguro?

 

Las diferencias en la forma en que el cuerpo metaboliza (procesa) el alcohol están influenciadas por factores como la edad, el sexo, el peso corporal y los factores genéticos. Por ejemplo, las mujeres absorben más alcohol de cada bebida que los hombres y tienden a ser más susceptibles al daño hepático relacionado con el alcohol. La Canadian Liver Foundation apoya el nivel de consumo de alcohol propuesto en las Pautas de consumo de alcohol de bajo riesgo de Canadá: 10 bebidas estándar por semana para mujeres con no más de dos bebidas al día; 15 bebidas estándar a la semana para hombres, con no más de tres bebidas al día. Para obtener una definición de bebida estándar, consulte la tabla a continuación. Beber alcohol todos los días, así como beber en exceso (beber cuatro o más bebidas a la vez), puede ser perjudicial para el hígado. Si ya tiene una enfermedad hepática, la cantidad más segura de alcohol es no tener alcohol.

 

¿Es un tipo de alcohol más seguro que otro?

 

No. Lo que importa es la cantidad de alcohol presente en una bebida, no el tipo de bebida. Una bebida estándar es el equivalente de:

 

12 onzas. (341 ml) cerveza

5 oz. (142 ml) vino

3 oz. (86 ml) jerez o oporto

1 ½ oz. (43 ml) espíritus

 

Cada uno de los anteriores tiene el mismo efecto en el hígado si se toma solo o diluido.

 

¿Cómo interactúa el alcohol con la medicación?

 

Mezclar alcohol y medicamentos puede dañar el hígado. El alcohol no debe tomarse con medicamentos como el acetaminofén. Muchos medicamentos recetados y de venta libre interactúan con el alcohol, alterando así el metabolismo o los efectos del alcohol y / o el medicamento. Ejemplos de estos medicamentos incluyen antibióticos, antidepresivos, antihistamínicos, barbitúricos, benzodiacepinas, relajantes musculares, dolor y medicamentos antiinflamatorios.

Consulte con su proveedor de atención médica o farmacéutico.

 

¿Cómo afecta el alcohol a otras formas de enfermedad hepática?

 

El consumo de alcohol ha demostrado que aumenta la tasa de daño hepático y el riesgo de cirrosis en personas que ya tienen enfermedad hepática, incluida la hepatitis C. Por lo tanto, cualquier persona con hepatitis C o cualquier otra forma de enfermedad hepática no debe beber alcohol.

 

¿Cómo sé si el alcohol ha dañado mi hígado?

 

Más de las tres cuartas partes de las células hepáticas pueden no funcionar antes de que note algún síntoma, pero para entonces puede ser demasiado tarde para hacer algo al respecto. Por lo tanto, es importante consultar a su médico y ser honesto sobre su consumo de alcohol. Mediante exámenes físicos y análisis de sangre periódicos, su médico podrá detectar los primeros signos de enfermedad hepática.

 

¿Cuáles son los síntomas del daño hepático relacionado con el alcohol?

 

Si el hígado no realiza correctamente sus funciones, el resto del cuerpo pronto se verá afectado por la falta de nutrientes y el exceso de productos de desecho presentes en la sangre. Los síntomas y complicaciones que surgen del daño hepático incluyen fatiga, pérdida de apetito, disminución de la resistencia a las infecciones, ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), hinchazón del abdomen, hemorragia interna, confusión e insuficiencia renal.

 

¿Se puede revertir o curar el daño hepático relacionado con el alcohol?

 

Si se detecta temprano, el daño hepático mínimo puede revertirse si una persona se abstiene por completo de beber alcohol. Cuando no hay alcohol en el torrente sanguíneo, las células del hígado podrán volver a la normalidad porque el hígado tiene una capacidad tremenda para regenerarse.

 

Las enfermedades relacionadas con el alcohol varían en severidad. Cualquier persona que beba alcohol en exceso desarrollará una condición en la que las células del hígado se hinchan con glóbulos de grasa y agua. Esta condición se llama hígado graso y también puede ser el resultado de diabetes, obesidad, ciertos medicamentos o desnutrición proteica grave. El hígado graso causado por el alcohol y la hepatitis alcohólica leve pueden curarse cuando se deja de beber alcohol.

 

Sin embargo, la hepatitis alcohólica avanzada puede provocar enfermedades graves. Cuando se desarrolla cirrosis, la estructura del hígado está permanentemente dañada. Los síntomas, signos y resultados de la cirrosis dependen de su gravedad y de si se acompaña o no de hígado graso severo y / o hepatitis alcohólica. La combinación de estas formas de enfermedad hepática relacionada con el alcohol puede causar enfermedad y, a veces, la muerte.

 

Abstenerse del alcohol puede asociarse con una mejora lenta pero notable de la función hepática en la mayoría de los pacientes. A pesar de la abstinencia completa, sin embargo, hasta un tercio de los pacientes con enfermedad hepática grave relacionada con el alcohol continuará teniendo una lesión hepática progresiva. En presencia de enfermedad hepática grave relacionada con el alcohol, un médico puede introducir una terapia farmacológica. En muchos casos, estos tratamientos permiten a las personas vivir vidas normales.

 

Cuide su hígado y si elige beber alcohol, lo mejor es consumir menos alcohol: no más de dos tragos al día (no más de 10 tragos por semana) si es mujer, y no más de tres tragos al día (no exceda 15 bebidas por semana) si es hombre. Es importante saber que el consumo diario de alcohol y el consumo excesivo de alcohol pueden ser perjudiciales para el hígado.

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Powered by JMRDesing 2020

Síguenos 

Contactanos

Teléfonos:  207-40-92 

Direccion: Calle Israel González 113, Prados de Bugambilias, 83190 Hermosillo, Son.

E-mail: contacto@bexaray.com

Bexaray 2020. Todos los Derechos Reservados

  • UDAH
  • Icono social Instagram
  • LinkedIn Social Icon
  • YouTube Social  Icon