EMBOLIA PULMONAR

October 31, 2018

 

 Una embolia pulmonar es un bloqueo súbito de una arteria pulmonar. La causa suele ser un coágulo en la pierna llamado trombosis venosa profunda que se desprende y viaja por el torrente sanguíneo hasta el pulmón. Este tipo de coágulo se denomina trombosis venosa profunda (TVP).

 

La embolia pulmonar es un cuadro serio que puede causar:

 

  • Un daño permanente en el pulmón afectado

  • Bajos niveles de oxígeno en la sangre

  • Lesiones en otros órganos del cuerpo por no recibir suficiente oxígeno

 

Si el coágulo es grande, o si existen muchos coágulos, la embolia pulmonar puede provocar la muerte.

La mitad de las personas que tiene embolia pulmonar no presenta síntomas.

Si tiene síntomas, los mismos pueden incluir falta de aire, dolor torácico o tos con sangre.

Los síntomas principales de una embolia pulmonar incluyen dolor en el pecho que puede ser cualquiera de los siguientes:

 

  • Bajo el esternón o en un costado

  • Agudo o punzante

  • Ardor, dolor o una sensación sorda de pesadez

  • A menudo empeora con la respiración profunda

  • Es posible que usted se agache o se sostenga el pecho en respuesta al dolor

 

Otros síntomas pueden incluir:

 

  • Mareo, aturdimiento o desmayo

  • Nivel bajo de oxígeno en sangre (hypoxemia) 

  • Respiración rápida o sibilante

  • Frecuencia cardíaca rápida

  • Sentirse ansioso

  • Hinchazón, enrojecimiento o dolor en las piernas

  • Presión arterial baja

  • Tos repentina, posiblemente expectorando sangre o moco con sangre

  • Dificultad para respirar que comienza de manera repentina al dormir o por un esfuerzo excesivo

  • Fiebre baja

  • Piel morada (cianosis) menos frecuente

 

Usted es más propenso a desarrollar esta afección si usted o su familia tienen antecedentes de coágulos sanguíneos o ciertos trastornos de la coagulación. Un émbolo pulmonar puede ocurrir:

 

  • Después del parto.

  • Después de un ataque cardíaco, cirugía de corazón o accidente cerebrovascular.

  • Después de graves lesiones, quemaduras o fracturas de las caderas o el fémur.

  • Después de una cirugía, más comúnmente del hueso, la articulación o del cerebro.

  • Durante o después de un viaje largo en avión o auto.

  • Si tiene cáncer.

  • Si toma píldoras anticonceptivas o terapia de estrógenos.

  • Reposo prolongado en cama o permanecer en una posición durante mucho tiempo.

 

 

Los trastornos que pueden llevar a la aparición coágulos de sangre incluyen:

 

  • Enfermedades del sistema inmunitario que dificultan la coagulación de la sangre.

  • Trastornos hereditarios que hacen que la sangre sea más propensa a coagular. Uno de estos trastornos es la deficiencia de antitrombina III. 

 

Se pueden realizar los siguientes exámenes de laboratorio para ver qué tan bien están funcionando los pulmones:

 

  • Gasometría arterial

  • Oximetría del pulso

 

Los siguientes exámenes imagenológicos pueden ayudar a determinar dónde se localiza el coágulo sanguíneo:

 

  • Radiografía de tórax

  • Angiografía del tórax por tomografía computarizada

  • Gammagrafía de ventilación/perfusión pulmonar, también llamada gammagrafía V/Q

  • Angiografía pulmonar por tomografía computarizadA

  • Tomografía computarizada del tórax.

  • Ecografía Doppler de las piernas.

  • Ecocardiografía.

 

Un émbolo pulmonar requiere tratamiento de inmediato.

 

  • Recibirá medicamentos para diluir la sangre y que sea menos probable que forme más coágulos.

  • En los casos de embolia pulmonar grave y potencialmente mortal, el tratamiento puede implicar disolver el coágulo. Esto se denomina terapia trombolítica. Usted recibirá medicamentos para disolver el coágulo.

 

El objetivo del tratamiento es desprender los coágulos e impedir la formación de coágulos nuevos.

 

Prevención

 

Se pueden recetar anticoagulantes para ayudar a prevenir la TVP en personas en alto riesgo o en aquellas que se van a someter a una cirugía de mucho riesgo.

 

Si usted tiene una TVP, su médico le recetará el uso de medias de compresión. Úselas de acuerdo con las instrucciones. Mejorarán la circulación en sus piernas y reducirán el riesgo de coágulos sanguíneos.

 

El hecho de mover con frecuencia sus piernas durante viajes largos en avión o en automóvil y en otras situaciones en las cuales usted esté sentado o acostado durante períodos de tiempo prolongados también puede ayudar a prevenir la TVP.

 

Las personas que tienen un riesgo muy alto de coágulos sanguíneos pueden necesitar inyecciones de un anticoagulante llamado heparina cuando tomen un vuelo que dure más de 4 horas.

 

No fume. Si lo hace, déjelo. Las mujeres que estén tomando estrógenos deben dejar de fumar. El tabaquismo aumenta su riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NIH: Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre. 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Powered by JMRDesing 2020

Síguenos 

Contactanos

Teléfonos:  207-40-92 

Direccion: Calle Israel González 113, Prados de Bugambilias, 83190 Hermosillo, Son.

E-mail: contacto@bexaray.com

Bexaray 2020. Todos los Derechos Reservados

  • UDAH
  • Icono social Instagram
  • LinkedIn Social Icon
  • YouTube Social  Icon